FIT: Fusión Internacional por la Tauromaquia

Noticias

27/06/2020

Fuente: Mundotoro

RECORDAMOS LA GRAN TARDE DE RIVALIDAD DE JOSÉ TOMÁS Y EL JULI EN BADAJOZ EN 2012

Crónica de mundotoro:  "EL DIA QUE DIOS ENVIDIÓ AL HOMBRE"

Después de escuchar el eco interminable de las pasiones, se le escapó a Dios en voz alta: ¿Y yo por qué no puedo hacer eso? Levantó la cabeza El Juli, metido entre los pitones,  mientras creaba lo que a Dios se le había olvidado crear,  y le respondió: porque tu no eres humano. De tu a tu lo trató. Daba la vuelta al ruedo José Tomás luego de haber creado una tanda de naturales que Dios ni imaginó crear y sintió envidia del hombre. Sentado al borde de una nube, mirando hacia abajo, hacia el Badajoz del paro y la necesidad, el de la precariedad,  de presente duro y futuro de piedra, pensó en los seis días de la Creación. Mirando la felicidad de los rostros a pesar de los tiempos de fuego, echó en falta algo no creado. La magia de hacer felices a los hombres a pesar de la ira de los tiempos. El toreo. La tarde redonda de El Juli, la reaparición inverosímil de José Tomás. Nunca debí descansar el séptimo día, se dijo.  Y se puso a aplaudir la salida en hombros por la puerta grande.

Colocados en las épocas que dicen de oro y de plata, son mejores. De platino. Tomás y El Juli. De los que Dios esta tarde sintió envidia. Se colocó hoy la Fiesta en su Creación propia a través de toros toreros que, uno a uno, son grandiosos. Juntos, lo que Dios nunca pensó para el paraíso. (...)  Repletó Badajoz de peregrinación por la vuelta del mito Tomás en una jornada de calor desértico. Y con un final sin dios ni diablo, a la par en hombros, alzados entre la multitud. El día en el que Dios sintió envidia del hombre.

Juntos son platino en la época de mejores toreros que, sin enlotar, son menos. Para ser Dios hay que rivalizar con Dios. Juntos lo son. Juntos estos y alguno más son la grandeza del toreo. La razón de ser del toreo. Su edad de Oro. Enjuto, flaco, de canas y arrugas quijotescas, Tomás volvió en esta temporada chica a hacerse grande. (...)

Este invencible Julisalió a a por todas desde el minuto menos uno. Cuando Dios se dijo voy a crear del Mundo, El Juli ya arrastraba medio capote por la arena en el saludo al segundo, luego se enroscó  en la embestida por chicuelinas rematadas con una larga cordobesa y un molinete de capa cerrada. (...)

El toreo tiró de raza, del padilla de siempre en un tercio de  banderillas bueno , un inicio de faena de rodillas y ataque y desplantes antes de pinchazo y buena estocada. Dios, en parte, también le envidó: estar tan vivo  y en cartel tan de dioses luego de su calvario. En realidad a la Creación le faltó algo que se dejó en manos del hombre. El toreo. Miles de años después del Paraíso de Adán y Eva Dios lamenta lo de la manzana. Y haber sesteado el día Séptimo.


RESUMEN DE LA TARDE


Más información